Hola, general. ¡Bienvenida… la impunidad!

02/12/2020
Por Héctor Castillo Berthier

Parece de cuento o de telenovela, pero no es así. Cienfuegos regresa a México libre, impune, “que para ser juzgado”, ¿pero realmente será así? Hoy toca reflexionar sobre este tema en la columna y preguntarnos qué está pasando aquí.

El miniproceso gringo

De un maxiproceso judicial surgido en Estados Unidos, pasamos a un miniproceso judicial con la liberación del general Salvador Cienfuegos. El asunto es complejo. Antes de referirnos a su liberación, reflexionemos sobre lo que sucedió.

En una semana el general Salvador Cienfuegos se declaró primero inocente para después manifestarse culpable. ¿Es culpable o inocente?… NPI.

¿Cuáles son las pruebas que tiene Estados Unidos? ¿Qué tanto aportarían para combatir el narcotráfico?

El exsecretario de la Defensa Nacional durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se declaró “no culpable” de los cuatro delitos sobre el narcotráfico que le imputó la Fiscalía de Estados Unidos. Después pidió aplazar el inicio de su juicio para declararse culpable.

Dice Carmen Aristegui: “El juez federal leyó los cargos que se le imputan, tres por conspiración relacionada con tráfico de drogas y uno por lavado de dinero. ‘No culpable, su Señoría’, respondió la defensa cuando se le preguntó su posición frente a las acusaciones. De esa manera se daba paso formal al primer juicio en contra de un militar mexicano exsecretario de la Defensa Nacional” (Aristegui Noticias, 07/11/2020).

Su orden de aprehensión tenía ya un año de haberse girado. Y los delitos son varios: fabricación; distribución; importación de marihuana, cocaína, heroína, metanfetamina; y lavado de dinero.

Cada vez era más complicado alegar su inocencia.

Su defensa, una semana después, pidió al juez aplazar el inicio de su proceso. “La defensa y la parte acusadora señalaron que están en negociaciones para resolver el caso sin necesidad de un juicio, lo que implicaría que Cienfuegos Zepeda se declare culpable” (Animal Político, 13/11/2020).

Solicitaron al juez Steven M. Gold, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, una prórroga para negociar su declaración de culpabilidad.

El general Cienfuegos fue arrestado el jueves 15 de octubre. El 5 de noviembre se declaró “no culpable”. El 18 de noviembre iniciaría su juicio… ¡Pero ese día lo liberaron!

Él y su defensa pedían que hasta ese día iniciara el periodo de 70 días que tiene la fiscalía para reunir las pruebas en su contra. Su defensa estaba a cargo del despacho Sapone & Petrillo LLP y de los abogados Edward V. Sapone y Michael Vitaliano.

Los defensores pedían eso para negociar su declaración de culpabilidad. Pero, ¡en ese momento apareció Marcelo Ebrard!

El caso del general Cienfuegos no es el único. Hay muchos otros. Está el de Genaro García Luna, Cárdenas Palomino, Édgar Veytia y Ramón Pequeño, entre otros abiertos en Estados Unidos en contra de capos y exfuncionarios mexicanos.

Si el maxiproceso judicial fuera en serio, quizá se hubiera logrado aplicar en contra de decenas o centenas de personajes ligados a la corrupción y la criminalidad.

Pero eso era un sueño. Hoy sólo tenemos un miniproceso.

Hay que resaltar que todos los mencionados antes llegaron a la misma Corte, con el mismo juez que procesó a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, símbolo del poderoso cártel de Sinaloa.

El Chapo Guzmán fue identificado como el principal traficante de drogas en México hasta su extradición, en 2017, a Estados Unidos. Por eso lo buscaban los gringos.

Si esa era la lógica de las detenciones y el procedimiento que seguirían las autoridades norteamericanas, habríamos llegado al famoso maxiproceso.

Pero eso ya no será así.

El maxiproceso

“Un maxiproceso involucra la acción de la policía, de las fiscalías y, por supuesto, de los jueces para procesar, digámoslo así, masivamente, a personas bajo la lógica de su pertenencia a estructuras o vínculos criminales organizados, no como casos individuales. El juicio a El Chapo Guzmán parece ser desde el cual se desprenden las imputaciones a los exfuncionarios mexicanos que hoy están en la picota” (Aristegui Noticias, ibid).

En Estados Unidos no solo detienen a los capos, sino también a exfuncionarios de muy alto nivel del gobierno mexicano. Claro, hasta que no surgen las quejas diplomáticas para impedirlo.

¿Qué tan grande pudo llegar a ser este maxiproceso? ¡Enorme! Ese asunto ahora es una historia inconclusa.

Hay muchos otros nombres que están apareciendo. En la lista ya estaba Luis Videgaray. La FGR ya señaló a Peña Nieto como “traidor a la patria”. Y Emilio Zebadúa, ex Oficial Mayor de Sedesol y Sedatu, se acercó a la FGR para buscar su “criterio de oportunidad”… O de impunidad.

Muchas preguntas siguen en el aire. Hay muchos otros funcionarios implicados.

De haberse seguido este mismo camino, aparecería un largo listado de triangulaciones. Un largo listado de financiamientos a las campañas políticas. Y una lista enorme de funcionarios corruptos.

Para que ese maxiproceso funcionara se necesitaba de una compleja estructura institucional entre Estados Unidos y México. Pero México, por “cuestiones diplomáticas”, decidió darle la espalda. “Es mejor que piensen que gobernamos, a gobernar”, se ha de haber dicho Marcelo Ebrard.

Salvador Cienfuegos quedó libre en Nueva York y regresó a México sin cargos en su contra. ¿La FGR lo detendrá? Lo dudo mucho. AMLO lo dijo directamente: “En el caso de Cienfuegos está el prestigio del Ejército”.

Pos ya qué más.

Las razones políticas

Retira Estados Unidos cargos a Cienfuegos para que lo investigue México. ¿Neta? Dice AMLO: “¿Por qué confiar en un juez o fiscal en Estados Unidos y no en México?”. La respuesta es sencilla: tenemos un sistema judicial muy corrupto. Sobran los ejemplos.

Marcelo Ebrard aseguró que Cienfuegos fue liberado en Nueva York y que llegará libre a México. No es impunidad, se llama “Diplomacia política”.

Y el dignísimo priísta Miguel Ángel Osorio Chong declaró: “Es un logro de nuestras fuerzas armadas y nuestro país… Cienfuegos habrá de probar su inocencia”.

A ver qué dice Gertz Manero.

Mientras tanto, Peña Nieto, con una bolsa de palomitas, disfrutó mucho de la mañanera. “Qué buena solución de AMLO”, pensó. Y salió a comprarle otro anillo a su novia.

¡Vientos huracanados! Si no me mandan a liberar a García Luna nos veremos por acá la próxima semana.

Mi Valedor es una organización no gubernamental y sin fines de lucro. Nuestras actividades son posibles gracias a los donativos y al generoso apoyo de personas como tú.

Haz un donativo aquí
Héctor Castillo Berthier

Héctor Castillo Berthier

Héctor Castillo Berthier es doctor en sociología, investigador, músico, periodista, especialista en problemas urbanos en las áreas de Basura, La Merced y el Abasto Alimentario, Caciquismo, Desarrollo Social, Cultura, Juventud y Violencia. Es autor de varios libros y numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales. Columnista regular del Periódico Metro y conductor de programas radiofónicos. Actualmente es investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y del SNI. Director del Proyecto Circo Volador y Coordinador de la Unidad de Estudios Sobre la Juventud (UNESJUV) en la UNAM.

Déjanos un comentario.

Más de Héctor Castillo Berthier

  • Con la basura, ¡todos somos felices!

    Nuestro manejo de basura no es sólo un “mal hábito heredado”. ¡Es también un gran negocio! en el que todos los participantes quedan siempre felices y satisfechos. El Zar de la Basura III El manejo de la basura en México se caracteriza por fomentar la informalidad en todos sus niveles. Por ejemplo, es habitual que […]

  • ¿El Zócalo alcanza para sepultar… la basura?

    El Zar de la Basura II Los viejos pepenadores reciclaron el nombre de su líder y lo hicieron con el nombre de su agrupación: “Unión de Pepenadores Rafael Gutiérrez Moreno”. Hoy continúan con el dominio de los desechos. En la historia de la basura de la ciudad ya no todo es igual. Hace unos 25 […]

  • Esa pared… que nos separa siempre

    El muro chairo Un “muro chairo” de metal —¡gigantesco!— apareció en el Zócalo. Es un muro de exclusión, que no está dispuesto a ver lo que sucede. Es un muro que separa una dolorosa realidad frente a las ideas de AMLO. Es un muro que separa la trágica realidad de las mujeres frente a las […]

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp