Prexten… Maestros… Senadores…

07/12/2020
Por Héctor Castillo Berthier

En esta ocasión Héctor nos invita a reflexionar sobre la nueva ley del Senado que “permite” el consumo de la marihuana, así como sobre la cultura que se ha creado alrededor de las narcoseries, y aquellos que sufren las consecuencias.

Mota: un pasón adelante

Hace 100 años se realizó la primera legislación prohibicionista de la marihuana.

Su solo nombre producía terror entre mucha gente; sobre todo, entre los más conservadores. Ese prohibicionismo y toda la lucha mundial que se organizó frente a las drogas dejaron en una situación crítica a muchos países. Entre ellos a México, que padece una guerra sin fin contra el narcotráfico.

Finalmente, después de todos los miles de problemas que trae consigo el narcotráfico, la marihuana camina, por primera vez, en un sentido legal.

Después de miles de muertos. Después de todo el caos que traen las drogas. Después de perseguir narcotraficantes… el Senado de la República aprobó en lo general el dictamen que regula el uso lúdico de la marihuana.

Suena bien, y quizá sea “un paso adelante”, pero más bien es un pasón que no cambia la realidad.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó la inconstitucionalidad de la “prohibición absoluta” del uso de la marihuana que aparece en la Ley General de Salud.

El Congreso legisla sobre la producción, el comercio y el consumo de la marihuana porque la jurisprudencia de la Corte lo obliga.

La SCJN les dio de plazo hasta el 15 de diciembre de 2020 para ajustar las leyes.

No existe un espíritu liberal en esta propuesta. No existe la idea de regular (como se hace actualmente en muchos estados de Norteamérica) para legalizarla o despenalizarla.

La idea de la Corte suaviza algunas restricciones… pero no llega más lejos.

En el fondo, toda esta propuesta solo generará más problemas y se perderá la lógica para atacar los problemas del narcotráfico.

No pretende legalizarla ni despenalizarla. Solo permitieron aumentar el límite de posesión de 5 a 28 gramos y facilitaron el autoconsumo con un cultivo individual de 6 plantas.

“Conforme al dictamen aprobado, un ciudadano podrá tener libremente hasta 28 gramos para su consumo personal, lo que equivale a 28 cigarros, sin ser encarcelado o multado. En su domicilio, un consumidor podrá cultivar hasta 6 plantas, pero si comparte el piso con otra persona el máximo permitido será de 8 plantas” (Reforma, 19/11/2020).

La ley facilitará las asociaciones de 2 a 20 integrantes que produzcan para su autoconsumo. Y no habla de la marihuana para uso médico.

Todo lo demás seguirá siendo delito. De 28 a 200 gramos implicará multas. De 200 gramos a 28 kilos será narcomenudeo y, si es mayor el monto, será narcotráfico.

¿Cómo modificará esta ley la realidad? NPI.

Por si fuera poco, el gobierno creará el Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud… ¿Para qué demonios servirá?

Las ideas plasmadas por la Corte en 2015, que hablaban de la “elección de nuestro plan de vida y nuestro modelo de virtud personal sin la intromisión del Estado”, quedaron en el olvido.

La gravedad del asunto es que el narcotráfico es un delito. Pero también es visto como un asunto normal, admitido por la sociedad. Sobre eso no se hizo nada.

El narcotráfico es un problema nacional y representa una jugosa empresa lucrativa.

El “crimen organizado” no solo identifica a los delincuentes; no es solo el responsable de las miles de muertes en el país. El crimen organizado es un producto de consumo entre la sociedad y las “narcoseries” son un buen ejemplo.

Sobre el narcotráfico y el crimen organizado hay música, libros, telenovelas, conciertos, películas…; se consolidó como un fenómeno cultural.

Y ahí, como en muchos otros temas importantes para la sociedad (el feminismo, la basura, etc.), los medios de comunicación juegan un papel vital.

Entre ellos se encargan de formar “la visión colectiva” que la gente tiene sobre nuestros problemas.

¿Hacia dónde vamos con esto? A saber.

Narcocultura y periodismo

Con las películas y las series de televisión se produce una seducción por los narcotraficantes. En ellas, se le da una mirada superficial a los problemas que originan. Se crean imágenes falsas y se olvida a los miles de muertos.

¿Por qué en el cine y la televisión no se abordan los problemas reales que surgen en el entorno social?

Se trabaja en temáticas impactantes, interesantes, violentas, pero se deja fuera el contexto social de los lugares en donde está presente el narcotráfico. Hay una guerra en muchos lugares de la patria. Miles de gentes han sido y son asesinadas. Las fosas comunes nos hablan de una parte cruel de este proceso. Pero de eso no se dice… O se oculta.

¿Y gracias a qué sucede esto? A la impunidad reinante en el país.

Es obvio que el crimen organizado tiene conexiones con los gobiernos locales, estatales y el federal. Pensemos en la acusación norteamericana en contra del general Cienfuegos.

Esa relación entre el poder político y el narcotráfico genera muchos intereses económicos y políticos a nivel regional. Es un tema muy enmarañado de explicar.

En algunos estados, los reporteros son obligados a publicar notas sobre el narcotráfico, o a reproducir los discursos oficiales. La lucha de esos mensajes tiene un objetivo común: difundir los mensajes de los cárteles.

Ser periodista en México y trabajar en estos temas es muy complicado.

Entre el año 2010 y 2020 se asesinaron a 138 comunicadores en el país.

Con AMLO y la 4T se han matado a 38 periodistas, 19 de ellos en 2020.

¡Y eso que vamos requete bien!

Producto milagro

El Senado promovía con Jaime Maussan (investigador del fenómeno OVNI) un “producto milagro” para tratar el Covid-19, sin tener ningún aval científico.

Se llamaba Hydrotene.

La senadora morenista Lucía Trasviña impulsaba esta reunión.

Al final se canceló por las quejas de mucha gente.

Quizá la senadora andaba marihuaneada… O le gustan los OVNIS.

¿Sería todo resultado de un “churro”?

No queda más que decirles: “Prexten Maestros Senadores”.

La cueva del delfín

Dijo Marcelo Ebrard: “No hacer nada en el caso Cienfuegos sería suicida”… No hacer nada con el resto de los corruptos, es morir… La 4T acabaría como Maradona.

¡Vientos huracanados! Si no me cortan mis nuevas seis plantitas nos veremos por acá el próximo sábado…

Héctor Castillo Berthier

Héctor Castillo Berthier

Héctor Castillo Berthier es doctor en sociología, investigador, músico, periodista, especialista en problemas urbanos en las áreas de Basura, La Merced y el Abasto Alimentario, Caciquismo, Desarrollo Social, Cultura, Juventud y Violencia. Es autor de varios libros y numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales. Columnista regular del Periódico Metro y conductor de programas radiofónicos. Actualmente es investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y del SNI. Director del Proyecto Circo Volador y Coordinador de la Unidad de Estudios Sobre la Juventud (UNESJUV) en la UNAM.

Comentarios, quejas y lamentaciones:
Facebook Héctor Castillo Berthier
Email berthier@unam.mx 

Mi Valedor es una organización no gubernamental y sin fines de lucro. Nuestras actividades son posibles gracias a los donativos y al generoso apoyo de personas como tú.

Haz un donativo aquí

Déjanos un comentario.

Más de Héctor Castillo Berthier

  • ¿Cómo se oculta la riqueza?

    Me decía un viejo amigo en La Merced: “Puedes esconder muchas cosas en la vida. Pero ni un caballo, ni un amante, ni el dinero se pueden esconder”.

  • Avándaro, un grito de insatisfacción

    El espíritu rockero de ese tiempo se caracterizó por luchar contra la opresión. Se reveló para gritar la insatisfacción de los jóvenes en el país.

  • Nada igual a ser dueño de Chichén Itzá

    ¿Cuánto tiempo tardó México en darse cuenta de los saqueos? ¿Quiénes fueron los beneficiarios? Hoy, muchos de estos bienes están en las millonarias casas de Lomas de Chapultepec…

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp