Nuestros vendedores: Mei-hung Sung (The Big Issue Taiwán, Tainan, Taiwán)

Nuestros vendedores: Mei-hung Sung (The Big Issue Taiwán, Tainan, Taiwán)

11/10/2022
Por Yu-ruei Lu

Mei-hung es una vendedora de Big Issue Taiwán en la calle Guohua, en Tainan. Aquí nos habla de su experiencia en una variedad de trabajos, de las enfermedades que le han dificultado encontrar un trabajo estable, además de la bondad de desconocidos que hacen su vida más fácil.

La zona comercial por las calles de Guohua y Zhengxing, en Tainan, se ha convertido en un sitio
popular que atrae a muchos compradores durante los fines de semana. Bajo el panel publicitario de
Ximen Asakusa, en la calle Guohua, Mei-hung sostiene en su mano la edición de The Big Issue
Taiwán que tiene a Emma Watson en la portada, con la que se intenta captar la atención de los
transeúnte s. “Estos días ha hecho buen tiempo y he me he bronceado. Hoy es domingo, pero a pesar
de las grandes muchedumbres, muy poca gente compra la revista”, dice. Antes de empezar a vender
revistas a principios de febrero del año pasado, trabajaba en una compañía fabricante de vidrio
llamada OEM, a través de la fundación benéfica Jam-yang. Como la necesidad de subcontratación
disminuyó, intentó vender revistas. “No puedo estar en situación de desempleo porque tengo que
pagar el alquiler. Anteriormente trabajé en otros puestos laborales, pero los espolones óseos y la
ciática no me permitían estar de pie durante mucho tiempo. Además, cuando el tiempo atmosférico
cambia, siento mucho dolor. En el pasado he trabajado como asistente de limpieza y lavaplatos, pero
dejé ambos puestos porque mi cuerpo no los aguantaba. Me encuentro bien de pie mientras vendo
las revistas. De vez en cuando me siento en un banco en la acera para descansar, y retomo el trabajo
cuando he descansado lo suficiente”.

De hecho, aparte de la ciática, Mei-hung se sometió a una nefrectomía en solo un riñón. A pesar del
dolor que sufrió su cuerpo durante muchos años –lo que tiende a causar inestabilidad laboral–, sus
amigos y otras personas que le ayudaron muchísimo le presentaron una amplia variedad de trabajos
temporales. “Una vez incluso vendí boniatos asados. Mi amigo me presentó ese trabajo. Aprendí por
mí misma cómo asar los boniatos. Al principio, las ventas fueron bastante bien. Era invierno. Cada
mañana lavaba los boniatos uno por uno antes de quemar carbón vegetal, donde asaba los boniatos.
Después de asarlos, envolvía cada boniato, uno por uno. Entonces los vendía en un puesto en la calle
Qianfeng, cerca de la salida trasera de la estación de tren de Tainan. Se vendían muy rápido durante
el invierno: no quedaba prácticamente nada al final del día. Pero, por algún motivo, se vendían
mucho más despacio cuando llegaba el verano. Tan pronto como había buen tiempo, nadie quería
comprar los boniatos asados. Cada día, preparaba muchos boniatos, pero no se vendían. Al final, se
los regalé a mis vecinos. Así que, para cuando llegó el final del verano, ya me había marchado del
trabajo”.

Hacía mucho tiempo que Mei-hung no vendía la revista. A pesar de ello, cuando empezó a venderla
por la calle Guohua, el propietario de Zhen Fruit –un servicio de bordado que vende cualquier tipo
de bolsas y carteras hechas a mano–, le ayudó mucho diseñando un anuncio casero que colocó en
los cruces de las calles, lo que le permitió llevar las ediciones actuales de las revistas y llegar a gente
para que la comprara. Este gesto conmovió a Mei-hung. Hubo también un vigilante de seguridad que
le ayudaba a distribuir el nuevo suministro de revistas a principios del mes, dado que no tenía medio
de transporte. Sin transporte propio, solo podía caminar o coger el autobús para ir de su casa a su
lugar de trabajo. Resulta que el vigilante de seguridad pasaba por su lugar de trabajo de camino a su
propio trabajo, y así le ayudó muchísimo. “Aprecio de verdad el apoyo de estos amigos. Su ayuda me
ha permitido estar tranquila porque, si no, hubiera sido muy difícil hacer todo yo sola. Los
propietarios de las tiendas de al lado me ayudan cuando vendo las revistas. Estoy realmente
agradecida de que estas personas estén dispuestas a ayudarme”.

Mei-hung vende las revistas en la calle Guohua cada día, excepto los miércoles. “Cueste lo que
cueste, me esforzaré en ganar dinero para poder alquilar una casa. Ser una sin techo está en contra de mis principios. A pesar de las enfermedades que padezco, trabajaré mucho para ganarme la vida”, explica Mei-hung con determinación. Mientras anochece, las multitudes en la zona comercial siguen fluyendo. Una gran cantidad de personas espera en largas filas para entrar a restaurantes locales. Mei-hung sigue de pie, sola, bajo el anuncio, esperando a que lleguen lectores de la revista.

Por cortesía de The Big Issue Taiwán / INSP.ngo
Traducido del inglés al español por Hana Smith

Yu-ruei Lu

Déjanos un comentario.

Relacionadas

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Atenas 32, Int. 11. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp