“Los periódicos callejeros me salvaron la vida” – Lo que los periódicos callejeros son las palabras de quienes lo venden.

“Los periódicos callejeros me salvaron la vida” – Lo que los periódicos callejeros son las palabras de quienes lo venden.

17/01/2022
Por Tony Inglis

Quienes estén familiarizados con los periódicos callejeros –las personas que los compran, leen, elaboran y los apoyan– saben de lo que trata una publicación de este tipo: son una solución emprendedora a la pobreza, una fuente de ingresos sostenible para quienes no pueden encontrar un trabajo, una herramienta de empoderamiento para los vulnerables y marginados dentro de la sociedad.

Pero son las personas que venden estas revistas y periódicos –en las calles, afuera de las tiendas, en las estaciones de tren, en las intersecciones concurridas– quienes saben lo que realmente significa un periódico callejero y lo que representa.

La Red Internacional de Periódicos Callejeros preguntó a estas personas –denominadas de distintas formas: salespeople, valedores, spokeperson for Culture, camelots, verkäuferinnen– qué significaban estos periódicos y revistas para ellos personalmente. Las respuestas fueron variadas y procedían de un amplio espacio geográfico, lo que destaca la diversidad de personas y formas de pensar de esta red.  En esta tercera publicación compartimos la opinión de personas desde Macedonia del Norte hasta Canadá.

Memet Kamber vende Lice v Lice en Macedonia del Norte

“¡Para mí, los periódicos callejeros significan mucho mas que un trabajo al que tengo que ir! Significan inspiración – me gusta el rap y el hip-hop y, mientras estoy en las calles, me inspira a escribir las mis canciones. La comunicación que tengo con diferentes personas es muy importante – me da un sentido de pertenencia. ¡Eso me motiva!”

Memet Kamber vende Lice v Lice en Macedonia del Norte. Fotografía: Cortesía de Lice v Lice

Nenad Srbinovski, 30 años, vende Liceulice en Belgrado, Serbia

“El periódico callejero me relaja. Me gusta venderlo y soy bueno para ello, aparte de que me calma me hace feliz. Me he acostumbrado a recibir palabras de aliento y críticas.”

Nenad Srbinovski, 30 años, vende Liceulice en Belgrado, Serbia. Fotografía: Sara Ristic

Agathe Melançon, 51 años, vende L’itinéaire en Montreal, Quebec, Canadá

“Para mí, L’itinéaire es pertenencia. Siento que soy parte de un gran equipo. El estar rodeados de gente que apoya y nos beneficie, nos libre del aislamiento, hablar con la gente, tener un espacio para comunicarnos y en especial cuando podemos escribir para la revista. Nos permite generar un ingreso adicional con un horario flexible. Además, los periódicos callejeros generan conciencia en torno a la realidad que viven las personas en situación de calle y pobreza. L’itinéaire me hay ayudado mucho: En ocasión llevo bolsas de mandado de Moisson Montreal, un banco de alimentos que colabora con nuestra organización. El voluntariado es muy bueno para escuchar. Me han ayudado tras el reciente fallecimiento de mi madre. Es bueno tener a gente alrededor que no me juzga y me respeta por quien soy.”

Agathe Melançon, 51 años, vende L’itinéaire en Montreal, Quebec, Canadá. Fotografía: Cortesía de L’itinéaire

Mark Irvine, 70 años, vende Megaphone en Vancouver, Canadá. También toma fotografías para el calendario de la revista anual Hope in Shadows (Esperanza en las sombras).

“Los periódicos callejeros –en especial Megaphone– cultivan la curiosidad sobre qué esta pasando en tu propia comunidad. El enfoque está en los logros, avances e historias de la comunidad. Vender Megaphone me ha dado una perspectiva distinta. También me ha convertido en una persona más extrovertida. Son las interacciones con mis clientes, algunos que ni recuerdo sus nombres, ni siquiera los recurrentes, quienes hacen que vender la revista valga la pena. Ellos son quienes verdaderamente me apoyan a salir adelante en los tiempos difíciles. Ha sido para mí una luz en la oscuridad. Se convierte en algo más que conseguir dinero, es una oportunidad de conectar con la comunidad.”

Mark Irvine, 70 años, vende Megaphone en Vancouver, Canadá. Fotografía: Cortesía de Megaphone

Martin vende Nový Prostor en Praga, República Checa

“El periódico callejero significa mucho para mí. Yo tuve un accidente. Un automóvil se estrelló contra mí, estuve en coma y tengo que vivir con las consecuencias por el resto de mi vida. Me siento mareado y no puedo realizar trabajo pesado, por ello, estoy sumamente agradecido que puedo vender Nový Prostor. Si no existiera, no podría generar ingresos para vivir.”

Martin vende Nový Prostor en Praga, República Checa. Fotografía: Michal Zeman

José Fernandes Junior, 54 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil

“El periódico callejero salvo mi vida. No es una exageración. Fue mi puerta de salida, me ayudó a salir de la situación catastrófica en la que me encontraba siendo vagabundo. Me ha proporcionado un trabajo, dignidad y varios amigos.”

José Fernandes Junior, 54 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil. Fotografía: Luisa Santosa

Claudo Bongiovani Azevedo, 71 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil

Ocas” cambio mi vida. Ha sido fundamental para mi desde 2004. Entró a mi vida en un periodo oscuro, cuando vivía en las calles. Viví por 11 meses en esa situación. Pero al vender la revista, fui capaz de cambiar mi vida con el dinero que generaba, pude pagar una estancia y comida. Regresé a ser un hombre normal. Me permitió estudiar, aprender inglés y convertirme en un escritor con publicaciones. Seguiré siendo parte del proyecto de Ocas” por el resto de mi vida y mientras la revista siga operando.

Claudo Bongiovani Azevedo, 71 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil. Fotografía: Luisa Santosa

Roberto Francisco dos Santos, 54 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil

“El periódico callejero es mi ganha pão, una expresión brasileña que significa ‘con este trabajo, yo puedo vivir’.”

Roberto Francisco dos Santos, 54 años, vende Ocas” en Sao Paulo, Brasil. Fotografía: Luisa Santosa

Tony Inglis

Déjanos un comentario.

Relacionadas

  • 19 de agosto: Día de las Luchas de las Personas en Situación de Calle en América Latina y el Caribe

    19/08/2022

    Diversas organizaciones sociales y personas en situación de calle organizadas a la largo de Latinoamérica se han propuesto impulsar este día a fin de crear una sinergia regional para visibilizar las demandas de la población sin hogar.

  • De la precarización perpetua hacia un sistema nacional de cuidados

    08/08/2022

    En el último par de años ha sido frecuente recordar las problemáticas que ha desatado la epidemia de SARS-COV2, principalmente las relacionadas a circunstancias políticas, económicas y por supuesto de salud, sin embargo, uno de los problemas más críticos e importantes es a su vez el más antiguo e ignorado: las labores domésticas y de cuidados. 

     

  • Valedores de Iztacalco Futbol Club, un sueño televisado

    Fue en el año 2007 cuando el peor equipo de la tercera división en el fútbol profesional del país conquistó el corazón de millones de mexicanos al obtener un espacio dentro de Los Protagonistas, programa deportivo de Azteca Televisión, conducido por Jorge Campos, Christian Martinoli y Luis García. 

    Los Valedores de Iztacalco, bautizados así por la misma televisora, fue un equipo a cargo de El Magnate, Ángel Morales Nava, que además de este, tuvo como entrenadores a José Luis Rangel “El Zopilote” y Vicente Raúl Jimenez “La Volpin”. 

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Atenas 32, Int. 11. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp