Ellos y nosotros

16/10/2020
Por Juana Inés Dehesa

En el texto inaugural de su columna valedora, Juana Inés Dehesa nos habla de aquellos que siempre nos separan, se oponen, retrasan y reniegan. Esos por los que todo está mal. Pero si existen ellos, ¿dónde quedamos nosotros? ¿Quién tiene la culpa de tanto drama al final?

La culpa de todo, siempre, la tienen ellos. ¿Se han fijado? Ellos son los que tienen el país hecho un tiradero, ellos son los que incitan a la violencia; hasta son ellos los que salen a la calle sin cubrebocas y estornudan como si les dieran premio. Son una cosita espantosa, ellos.

Porque lo que es nosotros, somos un encanto. Nosotros nos comportamos muy bien, somos responsables, pagamos todos nuestros impuestos (jamás nos han podido probar nada), no cometemos ningún tipo de infracción y ni de casualidad decimos nada que no sea cierto ni insultamos sin motivo. Si alguna vez, por una cosa rarísima, llegamos a decir algo dudoso, o que es francamente mentira, no es culpa de nosotros, desde luego: muy seguramente fue culpa de ellos, porque no nos entienden, o porque infiltraron nuestras filas y nos pasaron información falsa.

Da lo mismo quiénes sean ellos y quiénes nosotros; no importa por quién hayamos votado en la última elección, o con qué tendencia política nos sintamos identificados, así está organizado el mundo. Vamos, así está organizado todo hoy en día, desde la Cámara de Diputados hasta las juntas de vecinos; basta poner un pie en cualquier grupo nuevo, para que alguien muy acomedido nos aborde y proceda a entregarnos (sin que se lo pidamos, casi siempre), un reporte pormenorizado de quiénes somos nosotros y quiénes son ellos, y por qué los odiamos.

¿Por qué pasa esto? “Es que el país está polarizado”, nos dicen, como si eso fuera suficiente explicación. Como si fuera normal llegar a una casa, ver a un par de hermanos que no se hablan y que otro miembro de la familia dijera “ah, sí, así son; es que están muy polarizados”, y que a nadie le resultara extraño que no fueran capaces de pedirse ni pásame las tortillas. No es normal no hablarse con los hermanos, como no es normal declarar que el otro tiene la culpa de todo lo malo que pasa y que por lo tanto no vamos a dignarnos reconocer siquiera su existencia.

Lo de la polarización no solo pasa en México; pasa en Estados Unidos, en Italia, en España, en Hungría, en ciertos países de África… De hecho, lo raro es encontrar un país donde los seres humanos sepan negociar sus diferencias y llegar a acuerdos.

Y, probablemente, si existiera, no aparecería en las noticias, porque qué chiste hablar de política si no hay pleito de por medio. Qué pereza sentarse frente al noticiero a ver cómo los legisladores se pusieron de acuerdo, negociaron aquellos aspectos ideológicos o prácticos que los distanciaban y terminaron elaborando y promulgando una serie de normas que sirven a todos los ciudadanos. Pésima televisión y nada de espectáculo, francamente.

Y ahí está el problema: que lo que nos gusta es el drama. El suspenso, el conflicto, el desgarramiento de vestiduras, y para eso hoy los medios de comunicación se mandan solos. Volviendo al ejemplo de los legisladores, mil veces mejor una buena toma con pellizcos y jalones de pelo en tribuna, que una imagen de hombres y mujeres discutiendo y acordando como si nada. Nos hemos acostumbrado al conflicto, lo buscamos y lo propiciamos, y hemos terminado por sentirnos muy cómodos, instalados en el ellos y el nosotros.

Y nunca es culpa nuestra. Nunca llevamos la responsabilidad en los pleitos ni las diferencias: siempre ellos nos hicieron, aquél se dedica a sembrar la discordia, estos otros se oponen a nuestro proyecto. Y, al final, igual que esos hermanos que no se hablan, terminamos por sentirnos mal nosotros, por hacer que se sientan mal ellos, y que todos la pasemos francamente horrible. Ellos y nosotros.

Juana Inés Dehesa

Juana Inés Dehesa

Juana Inés Dehesa es escritora, comunicadora y formadora de usuarios de cultura escrita; le gusta jugar por las laterales y alegarle al ampayer.

Déjanos un comentario.

Más de Juana Inés Dehesa

  • La primavera

    Nunca he entendido el porqué de los tejocotes. Mi sospecha es que se trata de la única fruta que no hizo Dios, sino que se la encargó a un ayudante, o que fue un prototipo de durazno que por un error administrativo se coló a la siguiente ronda. No son dulces, son agarrosos; son duros, […]

  • No, eso tampoco cura el COVID

    Con esta pandemia que se alarga las noches y los días han surgido varios “remedios” pa’ que no te dé el condenado virus. Pero Dehesa nos cuenta por qué podría no ser tan buena idea andar probando todos (¡o ninguno!).

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp