Votar y dar lata

03/05/2021
Por Juana Inés Dehesa

Chale, ya van a ser las elecciones. Se los digo por si en los últimos veinte segundos se han librado de una discusión entre quienes van a votar por unos y quienes van a votar por los otros; han logrado escapar de una joya perpetrada por un ingeniosísimo publicista para incorporar a la pauta de los medios de comunicación, o han evitado de un comentario de un amigo en vías de pasar a ser mero conocido que les reenvía whatsapps imperiosos llamándolos a reclutar a cinco personas para ir a votar en minimasa por equis o por ye. Por si alguno de estos escenarios se les está presentando, se los recuerdo: ya van a ser las elecciones.

Y el problema de las campañas electorales es que se siente una como cuando le preguntas al marchante “oiga, ¿y estos mangos sí están saliendo buenos aunque no sea temporada?, ¿no están desabridones?”. Muy difícilmente el marchante o la marchanta va a tener un momento de honestidad valiente y va a responder “la verdad, son como chupar un estropajo, suéltelos inmediatamente y búsquese unas manzanas”, pues no, ¿verdad? Si los está ofreciendo, espera que una los compre.

Algo similar creo que sucede con las campañas y los políticos, y creo que es un problema insalvable. Alguien que depende de tu simpatía para tener trabajo, difícilmente se comprometerá a hacer exactamente eso que sabe que puede cumplir durante su periodo y, una vez electo o electa, difícilmente aceptará tomar una decisión necesaria, pero poco popular políticamente, porque necesita que sigas queriendo comprarlo para ganar el puesto que sigue, y el que sigue, y el que sigue, y así hasta que decida hacerle un favor al electorado y retirarse.

Como digo, creo que es un problema insalvable, inherente a la democracia basada en la elección popular, y como tal es algo con lo que hay que vivir. Lo cual no quiere decir que quienes aspiran a un puesto de representación puedan decir lo que sea en las campañas, o hacer lo que sea en sus gestiones, y no se les pueda llamar a cuentas, o que nos hagamos a la idea de que así es el sistema, les entreguemos el país y luego recemos porque no dejen mucho tiradero cuando se vayan.

Como tampoco quiere decir, creo, que nos convenga cruzarnos de brazos y aceptar los híbridos satánicos que se están organizando últimamente en los partidos políticos. Al grito de “que dice Maquiavelo que el fin justifica los medios”, los que antier se juraban odio eterno, ahora van de la manita a hacer campaña y a decir que en realidad ni era cierto, que siempre se han considerado unos mexicanos de primera; y los que en teoría tenían una ideología y defendían unos ciertos principios, ya los dejan botados, como quien avienta un paraguas roto en la calle, porque más vale juntarnos todos y ya, si ganamos, a’i luego averiguamos.

Los partidos políticos hoy son una tragedia, unos clubes de compadres donde lo más importante, si no es que lo único, es la próxima elección y el próximo reacomodo de fuerzas y poderes. Esos institutos políticos que vimos nacer de los esfuerzos de hombres y mujeres, y que tenían una línea clara y unos anhelos loables, ya son unas ratoneras eternamente dedicadas a jugar al juego de las sillas: el único chiste es que el fin de la música te pesque sentado. Son un desastre, pero son nuestro desastre, y mucho me temo que no se van a arreglar solos: va a depender de nosotros.

Con la pena, pero, aunque nos pese, la democracia va más allá de votar un día y gritarle a la tele o al radio los seis o tres años siguientes. La democracia consiste en el difícil y arduo arte de ponernos de acuerdo entre ciudadanos, de juntarnos en la banqueta con los vecinos a los que conocemos, o con aquellos a quienes conocemos y no queremos, y organizarnos para dar una lata infame hasta que la diputada, el presidente municipal, el concejal o quien sea se detenga en su frenesí de inauguraciones y nos ponga atención. Porque nadie sabe lo que necesitamos, lo que es bueno para nosotros, mejor que nosotros. Votemos y demos lata.

Juana Inés Dehesa

Juana Inés Dehesa

Juana Inés Dehesa es escritora, comunicadora y formadora de usuarios de cultura escrita; le gusta jugar por las laterales y alegarle al ampáyer.

Mi Valedor es una organización no gubernamental y sin fines de lucro. Nuestras actividades son posibles gracias a los donativos y al generoso apoyo de personas como tú.

Haz un donativo aquí

Déjanos un comentario.

Más de Juana Inés Dehesa

  • Simulacro con tensión

    ¿Cómo les fue de simulacro? A mí, dos, dos, la verdad. Me dejó con más preguntas que respuestas y con el alma francamente en duda.  A ver, yo soy de esa generación cuya vida escolar estuvo atravesada por los simulacros. Después de 1985, año tras año nos enseñaban dónde estaban las salidas de emergencia, qué […]

  • Lo que estábamos entendiendo

    “O ya no entiendo lo que está pasando, o ya pasó lo que estaba yo entendiendo”. La frase es bastante conocida, es de Carlos Monsiváis y, hasta donde llegué en mi búsqueda en internet, la enunció en una entrevista en 2008. Dos mil ocho, ¿se acuerdan? Cuando todavía darle la mano a un desconocido no […]

  • Resurrección

    El otro día sembré un frijol. No se crean, no fue una decisión fácil; tuve que desoír muchas lecciones que hace mucho aprendí. Resulta que yo siempre he sido de esa gente a la que le dicen que ocuparse de las plantas es algo muy difícil y que “no se le da” a todo el […]

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.

dudas, envianos un whatsapp