La historia de un lobo que jamás devoró a nadie

La historia de un lobo que jamás devoró a nadie

15/08/2019
Por María Elena García Mendoza
Fotografía de Archivo de La Ciudad de México en el tiempo

Nací en 1980 y mis recuerdos de esta década son de tonos grises, oscuros, secos… Por ejemplo, recuerdo la destrucción de la Ciudad de México —a la que antes llamábamos Distrito Federal o DF— tras el sismo de 1985; recuerdo edificios derrumbados en el Centro Histórico y barrios entre escombros como Tepito. Eran escenas grises por el cemento, el cascajo, el polvo que dejaban las construcciones derrumbadas.

Recuerdo largos días sin agua y sin luz porque a la ciudad le costó trabajo y tiempo salir adelante después de tanta destrucción.

Recuerdo la contaminación ambiental expresada en miles de combis, peseras, camiones y automóviles que dejaban tras de sí una cortina de humo café; las avenidas eran como un paseo de cometas negros, muy ruidosos y de un aroma asfixiante a gasolina. Fue una época de escenas grises por el humo de fábricas, de vehículos, por la basura tirada sin reparo en las calles.

Recuerdo peleas masivas de jóvenes en las calles donde crecí; todo comenzaba con un baile en plena calle, con un sonidero, se hacía un tíbiri alegre, musical y vibrante que después se convertía en una batalla entre bandas. Antes a todos los jóvenes marginales agrupados en tíbiris les apodaban “panchitos”, aludiendo a una famosa agrupación juvenil de Tacubaya. De pronto, por los aires del tíbiri volaban palos, piedras, envases de cerveza y basura entre gritos, amenazas
y jóvenes sangrando, descalabrados y corriendo por las calles aledañas… Y así llegaban a su fin estos bailes.

Recuerdo que en los alrededores del mercado de mi casa y en la zona limítrofe de la colonia, lugar al que le conocíamos todos como “la marranera”, habitaba un hombre a quien le llamaban “El Lobo”: era un hombre adulto como de 40 años, dormía en las calles, usaba ropa muy sucia y desgastada, se le miraba con un cabello abundante y despeinado que cubría buena parte de su rostro, mientras que una larga barba negra escondía el resto de su cara. El Lobo era alcohólico, siempre estaba bebiendo su cañita, no tenía amigos y toda la gente del barrio le temía, en especial los niños y las mujeres.

El Lobo era protagonista de buena parte de las historias más oscuras de mi colonia y era un gran auxiliar de las madres que querían advertir a sus hijos de los peligros de las calles: “te va a llevar El Lobo”; “si no te metes ya a la casa, El Lobo te va a encostalar”; “es un robachicos”; “si no estudias vas a acabar como El Lobo”; “¿no quieres comer? Te voy a dejar con El Lobo un tiempo para que veas lo que se siente no tener a nadie que te quiera”.

Así entonces, El Lobo nos daba la lección más dura de todas: nos mostraba que el intenso dolor que la soledad y la exclusión producen, van deformando simbólicamente
a las personas hasta que solo queda de ellas
el arquetipo de la maldad

María Elena García Mendoza

Trabajadora Social por la UNAM, Maestra en Ciencias en Metodología de la Ciencia en el IPN; con 15 años de experiencia en reducción del daño a poblaciones callejeras desde la sociedad civil.

Déjanos un comentario.

Relacionadas

  • Jugué un partido de futbol contra Las Gardenias, el equipo transgénero, transexual y travesti de Tepito*

    27/08/2020

    Nunca he sido bueno jugando al futbol. Esa noche había pasado la mayor parte del partido de pie. “Aquí me quedo de defensa”, le dije al capitán de mi equipo, el Ebraye. Todavía no terminaba el primer tiempo y las Gardenias ya estaban ganando. El estadio Maracaná, ubicado en el corazón de Tepito, estaba a […]

  • La afición

    Quizá el primero fue el que no alcanzó lugar en el equipo: el espectador original habrá sido un jugador que quiso pero no fue. Bajo ese signo estamos todos los que vemos el futbol, deleitados y revueltos en la banda. Una banda que se extiende desde la línea de cal hasta la última butaca, el […]

  • Esa extraña maravilla: el futbol

    El futbol es el espectáculo más popular y mejor repartido en el planeta. Baste recordar que la FIFA tiene más agremiados que la ONU (y además le hacen caso). Cada cuatro años, el planeta se paraliza en nombre del futbol. Conviene mencionar a este respecto que Eduardo Galeano, escritor aquejado de la pasión por los goles, en […]

Lo más reciente

¿Quieres hacer un donativo?
Copyright © 2020 Mi Valedor
Centro Creativo y de Reinserción Mi Valedor, A.C.
Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX
Somos parte de
INSP international network of street papers
Síguenos
  • facebook mi valedor
  • instagram mi valedor
  • twitter mi valedor
  • youtube mi valedor
  • contacto mi valedor
  • spotify mi valedor
Sitio web desarrollado por Soto Comunicación
29. Jipitecas en onda
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.